Archivos de la categoría Experiencias

Trans-Andalucía 2015 (1/6Nov.)

TODOTERRENISMO DE ALTO NIVEL EN ANDALUCIA – TRANSANDALUCIA 2015

En días pasados (1/6Nov.) se ha celebrado un evento que podríamos calificar como un nuevo hito en las excursiones todoterreneras organizadas por el Club. Gracias a la iniciativa de destacados socios de CMGE como son Alfonso G y Juan Marrakech y otros socios y amigos del Club que han puesto la ilusión y el trabajo,   han conseguido realizar una aventura G que deja el listón muy alto para futuros eventos. Hemos vivido una ocasión única de conocer Andalucía de Punta Umbría a Cabo de Gata, en un G, con paisajes, gastronomía, camaradería CMGE y, sobre todo, pilotaje 4×4.

Fotos del Evento aquí:    CMGE TRANSANDALUCIA   FOTOS TRANSANDALUCIA KIMBALL

VIAJE A MARRUECOS CMGE 2014 – LA PERA!

Crónica por Txema Arregui

-¿Otra vez?
-Si
-¿Por qué?
-Porque si
-¿Cómo que “porque si”?
-Joer… 
Porque lo necesito. 
Porque no hay nada igual. 
Porque ir en el G por el desierto es lo mejor del mundo. 
Porque tragar polvo durante 10 días no se puede comparar con nada. 
Porque dormir poco y mal es soportable si cuando te levantas está el G esperándote para llevarte a ver otro valle o llanura o montaña o lo que sea.
Porque aquella gente me encanta.
Porque en cuanto cruzo el estrecho ya estoy cachondo. Ya no tengo problemas. No me preocupa nada. Ni el grupo que viene conmigo. Se que va a salir todo bien. A veces me han preguntado si no me pesa la responsabilidad. Nada de nada. Dejo poco a la suerte e intento que la gente disfrute de manera natural. Que madrugar sea algo normal. Que comer rápido no sea un castigo sino una ventaja para poder ver mas cosas. Que un día duro finalice con un descanso físico o mental. Muchas veces la sensación de “reto superado” es mas importante que una buena cama. 

Pero me estoy liando. Lo que quería deciros es que hemos pasado unos días fantásticos por Marruecos, como no podía ser de otra manera. Y que como me paso a mi, hay nuevos “envenenados”.

Lo primero de todo es dar las gracias a cada uno de los participantes de esta aventura. Todos habéis dado la talla y estáis preparados para afrontar aventuras de este tipo. Espero que nos crucemos algún día en el Erg Chebbi y que también llevéis un paraguas para el sol. Lo pondremos de moda en el desierto…
También, como siempre, quiero darle las gracias a Escipión por llevarme la primera vez y meterme el veneno en el cuerpo. Me fije muy bien en lo que hacía y aprendí mucho de el.

Mi viaje comenzó en Trapaga con la primera parada en Pelayos. Estuve allí un día entero para que Tomás revisase y corrigiese algunas cosillas que tenía el coche. La verdad es que fue inútil porque a la altura de Malaga ya no tenía aire acondicionado y el coche no cambiaba bien jajajaja.

Desde Pelayos salimos Iñaki y Javi, con el 320 de gasolina, Josele e Isaac, con el 500 y yo sin copiloto con el Pepino.  Es una prueba de fuego para mi coche ya que es el primer transplante de este tipo que hace TTM y espero que por lo menos no se pare. La verdad es que solamente el 500 puede seguirme. Le marco 120 de GPS en el palito y le da igual cuesta arriba que cuesta abajo. El 320 no puede y el 500 baja a 4ª para mantener ese crucero en las cuestas potentes.

Nos juntamos con Mariano y Silvia, otro 320, y con Gregorio y Mónica, con un HDJ100, a la hora de comer. Desde entonces bajaremos los 5 coches juntos hasta después de pasar Granada en donde por la emisora nos localiza el comando Cataluña. Miquel y Marc con un 270 y Papablack con otro 320, aunque este es el V6.

Llegamos a Algeciras con tiempo suficiente para ver el partido entre el BarÇa y el Real Madrid. Como no me gusta el fútbol, a no ser que juegue el Athletic, ni me acuerdo del resultado ni de lo que se jugaban. Me la pela jajajaja.

Por la mañana alrededor de las 8:00 ya estábamos en la cola para embarcar. Allí nos esperaban los andaluces, que no se de que manera le habían comido la cabeza al de la taquilla y se habían metido dentro sin billete, y David e Inma con otro 320 V6. Desde Almería venían Manolo, David, Javier y otro David en un autobús 350 blanco. Desde Sevilla venía un 280 con Juan, Antonio y otro Antonio, y también un 320 6L con Antonio, Jose Manuel y otro Antonio. Y por último, y mas cargado de comida que ninguno, desde Cádiz llegaba otro HDJ100 con Alfonso y Alberto.

Ya estábamos navegando y no había marcha atrás…

 

La travesía es tranquila y no plantea ningún problema ni siquiera para los de tierra adentro. Parece ser que los navarros han practicado en el Ebro…

El paso de la frontera es bastante lento. Han ampliado las instalaciones pero nosotros tenemos un problema con una moto que dicen que dejo Manolo en Marruecos hace unos años y nos retrasan un rato. También dicen que yo no saque el coche el año pasado…

Tampoco tenemos mucho que hacer en esta jornada así que no es mucho problema. Paramos a comer un poco de cordero en un restaurante de carretera a la salida de Tetuán.

Con la panza llena continuamos hasta Chefchaouen. Allí nos alojamos en el Hotel Parador, que esta en medio de la Medina, y una vez acomodados nos perdemos entre sus callejuelas. Precioso pueblo. 

Después de la cena zanganeamos un poco por los sofás del hotel y al sobre. Para mañana tenemos una etapa dura. Muchos kilómetros de carretera, casi 400, y atravesar el circo de Jaffar para llegar a Imilchil.

Madrugamos lo máximo que nos permite el servicio de desayuno en el hotel e iniciamos ruta enseguida.

Todos llevamos el track y se van haciendo grupos. Cada uno lleva su ritmo y también diferentes necesidades de repostaje. En Midelt dejamos el asfalto y nos reunificamos todos para picar algo (poco los que no han acertado con la pista en el pueblo gegege) y continuar en caravana.

La pista que nos mete en el valle no tiene ninguna dificultad. Además la famosa piedra a desaparecido. Las vistas son magníficas.

Atravesamos el cañón, que esta entretenido, para llegar a la carretera que une Tounfite con Imilchil. 

Ha sido una jornada dura pero ya estamos bastante al sur. A partir de aquí iremos mas relajados.

Por fin dejamos el asfalto. Nos vamos acercando al Circo de Jaffar.

Empezamos a bajar hacia el valle. Como he dicho antes, ni rastro de la famosa roca. La he bordeado dos veces desde el 2010 y por fin la han quitado.

Y salimos por el barranco. Este tramo esta muy entretenido con algún cruce de puentes majo. Es lo que Marc denominaba “Territorio G”.

Llegamos a Imilchil y de allí al albergue de Malica, enfrente del lago Tislit. Nos acomodamos en el albergue y en una haima. Somos muchos y no podemos dormir todos dentro.
Algunos revisan el coche y otros nos damos un paseo. Después de una cena muy casera a dormir. Bueno, antes cae algún pelotazo.
Hemos superado el día mas pesado del viaje.

Los primeros kilómetros son por carretera hasta Agoudal. Circulamos despacio disfrutando del sol de la mañana y de los pueblos que atravesamos.

Ya en pista, vamos cogiendo altura. Las vistas son magníficas. Por problemas varios, siempre que he pasado por aquí ha sido con poca luz o de noche. Me alegro de haber elegido este track para hoy.












Hacemos un parada para reagruparnos y tirar una foto de grupo. Ayer no tuvimos tiempo pero hoy vamos mucho mas tranquilos.

 

Y finalmente llegamos a la carretera que va a Tinghir y entramos en la garganta. Los estampidos protestan porque el rio no lleva agua. No saben que el presidente Lopez a preparado un vadeo delante del hotel. Algo parecido hizo el presidente Berastegui cuando llegábamos al Borma . Encendió una antorcha que nos guió durante la noche. El nuevo presidente pronto nos sorprenderá con alguna hazaña de igual calibre.


Ampliar esta imagen.

 

Hemos aguantado la hora de comer para hacerlo en el hotel. Después de coger las habitaciones preparamos las mesas delante del rio y al lio. Como el dia anterior tuvimos que comer muy rápido por los kilómetros, hoy salen las cocinas y los tupperware. Gran banquete y buena sobremesa.

El hotel no es muy lujoso pero tiene wifi (lenta) y esta ubicado en un lugar privilegiado. Creo que en Imilchil no se pudo duchar nadie así que aquí nos quitamos un montón de mierda y aparecemos fantásticos para la cena.
Mañana dormiremos en la arena…

Hoy tenemos un dia tranquilo. Primero hacemos 125 kilómetros por carretera hasta casi Errachidia y a partir de aquí cogemos pista.

Lo primero que haremos será la visita a los monumentos del alemán. Son unas construcciones que hizo un tal Hannsjönrg Voth en medio de la nada. La primera que nos encontramos es la que llaman La ciudad o las torres de Orion.

A dos kilómetros y medio de allí está La Espiral Aurea o Caracol. Esta rodeada de un “perímetro de piedras” y hay un pavo que nos enseña una tarifa con “precios populares” para visitarla. No nos mola y la vemos desde fuera. Además tenemos que arreglar un pinchazo en el 500 de Josele e Isaac. Nos han estado retrasando durante todo el viaje…

El último monumento es La Escalera Celeste (Stairway to heaven, que dirían los Led Zeppelín). Está separada casi 6 kilómetros de la Espiral, por lo que los tres monumentos se ven en un “ti ta”. 

Y continuamos ruta. Nos dirigimos a Hamunaptra, la ciudad de los muertos. Parece ser que aquí se rodaron escenas de dicha ciudad en la película The Mummy (La Momia para los de Valdemoro). También dicen que fue una antigua cárcel portuguesa. También he leído que no es verdad…
El caso es que las vistas son magníficas y hay que hacer una paradita. A sus puertas montamos el restaurante y comemos bajo los toldos. El sol está pegando de kojones y no hay sombra por ningún lado.

Y finalmente llegamos a La Caravane. Es el albergue de Brahim, amiguete ya desde hace unos años, y está situado en el norte del Erg Chebbi. 

Nos acomodamos y decido ir a probar el coche. En segunda patina mucho y no se como va a funcionar al día siguiente en las dunas. Mi idea es dar una vuelta cerquita acompañado de Miquel, ejerciendo de rescatador si se diera el caso. Aunque anuncio que voy yo solo, se apuntan mas coches. Bueno, las dunas que voy a probar no son muy grandes así que viene los coches de Miquel, Josele, Mariano, Alfonso y un poco mas tarde también el de Antonio.